miércoles, 1 de junio de 2011

Un antojo de color lila

Ya hace unas semanas que la primavera llegó y seguro que vosotras/tros, igual que yo, habéis disfrutado del despertar de las plantas y de las flores. Un espectáculo increible que hay que saber valorar como un tesoro!

És curioso como, des de que puedo disfrutar de nuestro pequeño "jardín-huerto", es inevitable cada mañana salir a obsevar cada brote, cada indicio de flor, cada hortaliza... Y maravillarse con el milagro y sabiduria de la naturaleza!

Tenemos un pequeño huerto con lechugas, pimientos, tomates, cebollas y fresas. Y nuestro jardín está lleno de plantas y flores que hacen las delícias de las abejas, jejejeje.

Por cierto, tenemos un rosal enano precioso, regalado con mucho amor. Lo transplantamos y está floreciendo con fuerza (en breve, prometo colgar sus fotos).
Aurea: el roser que ens vas regalar pel naixement de la petita Emma li ha encantat el seu nou lloc. Després de perdre les primeres roses... ara està brotant de forma increible i ja han florit 3 roses noves!!

Pero yo quería explicaros un antojo que tuve... y es que fuimos a pasear por Girona durante "Temps de Flors" (10 días en que decoran toda la ciudad con flores naturales, una delícia!) y me enamoré de unos parterres llenos de lavanda, con un lila que enamora! Aquí os dejo un "tastet"....

Lavanda

Y enamorada de cómo podría quedar en nuestro jardín, plantamos semillas de lavanda, con el deseo de pintar ese rincón de color lila, pero... creo que he perdido la esperanza! Sólo han crecido hojas verdes y no aparece ningún indicio de color lila! Grrrrrr!!!!!

Seguiremos esperando, pero si se me acaba la paciencia y el color lila sigue sin aparecer... voy a tenr que cambiar de opinion o comprar lavanda ya cultivada!

1 comentario:

Karmele dijo...

Me encantan las flores! hay q tener paciencia pero terminan saliendo. Yo tengo una guerra personal contra el pulgon verde grrr se las come enteras!